El poder de los huevos frescos

El huevo es un alimento rico en vitaminas -A, D, E, riboflabina, ácido fólico, hierro, B12, fósforo, selenio, zinc y proteínas. Estas última provocan que nuestro estómago este más saciado y se aumente la masa muscular. Es bueno para dietas porque contiene pocas calorías y grasas saludables, que aportan aminoácidos esenciales. 

Hay que eliminar de nuestras creencias los falsos mitos de que los huevos aumentan el colesterol en sangre. Numerosos estudios demuestran ya que no altera ni aumenta los niveles de colesterol, es más, es beneficioso comer un huevo al día. 

Diferentes formas de hacerlo

Puedes elaborar cantidad de recetas con huevos y de diferentes formas habituales en distintas partes del mundo. Los huevos cocotte, cocinados en el horno a 180º al baño maría, son originalmente de Francia y suelen acompañar estos huevos de pimienta, jamón cocido, queso, nata, mantequilla y sal. Los mollets, típicos del desayuno inglés, están cocidos pero durante poco tiempo, por lo que la clara se queda dura y la yema líquida. Los pasados por agua, al contrario que los anteriores se dejan cocer muy poco tiempo para que tanto clara como yema estén crudos. Unos dos minuto serían suficientes. ,Escalfados, se hierven sin cáscara en agua con vinagre durante dos o tres minutos, hasta que la clara envuelve la yema. Huevos duros, se cuecen con la cáscara durante 10 minutos, queda hecho al completo. Después quedan los famosos huevos fritos en aceite, los revueltos en la sartén y la tortilla francesa, huevos batidos hechos en la sartén a la plancha, con una forma redonda.

Podemos incluir huevo en cualquier momento del día, incluso en los desayunos, consiguiendo un desayuno nutritivo que nos permite estar activos más tiempo. Por ejemplo, una tostada con aguacate y huevo a la plancha o unos huevos revueltos con pavo y tostada. Lo ideal es prepararlos cocidos, escalfados o a la plancha, para no añadir grasas extra innecesarias. 

Uno de los tips para comprobar si huevo está fresco es sumergirlo en un vaso de agua, si se queda en el fondo está perfecto, si se eleva un poco, aun es apto para el consumo pero está cerca de ponerse malo, cuando sale a flote el huevo ya no es apto. El aspecto interior de un huevo que ha caducado es diferente. No tiene la clara translucida y limpia, la yema puede estar rota porque un huevo pasado pierde su consistencia. La cascara debe estar limpia y sin roturas para evitar intoxicaciones. Evita los cambios de temperatura. Una vez que los saques de la nevera lo mejor es consumirlos si ya han perdido el frío.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *