13 agosto, 2020

Los aros de cebolla, ¡pegan con todo!

Para todos a los que nos apasiona la cebolla pega con todo. En polvo, licuada, entera, troceada, en julianas o rodajas, es perfecta para acompañar otros alimentos: ensaladas, salteados, salsas, guisos, marinadas, hamburguesas…

Pero a pesar de su sabor y su gran versatilidad es muy común que queden en la sombra de otros alimentos que son más populares entre los comensales. En Juanchi’s queremos recordarte lo buenas que están dedicando este post a una de las recetas más deliciosas que puedes crear con este ingrediente: los aros de cebolla.

Su origen no se conoce con exactitud, pero hay registros históricos de recetas que parecen ser las principales manifestaciones de lo que hoy son los originales aros de cebolla.

Por lo visto, en el libro The Art of Cookery Made Easy and Refined (El arte de la cocina fácil y refinada), publicado en 1802 aparece una receta que se llama “cebollas fritas con queso parmesano”. Su preparación es muy parecida a la de los aros de cebolla actuales.

Aunque muchos aseguran que la primera vez que aparecieron fue en una publicación del New York Times Magazine en 1933. En ella la marca Crico patrocinaba una receta llamada “anillos de cebolla frito”. No es la única teoría, los dueños de la ya extinta cadena de restaurantes Kirbys Pig Stand aseguran ser los creadores de esta receta.

Receta

A pesar de todo existen muchas dudas sobre su origen y sobre todo sobre su forma de cocinarlos. Por eso vamos a enseñarte la receta para que puedas hacerlo tú mismo y dejes sorprendido a todos tus amigos.

Los ingredientes que necesitarás son:

  • 1 cebolla grande
  • 1 taza de harina
  • Sal y pimienta al gusto
  • 1 yema
  • 1 taza de leche
  • 1 cucharada de aceite
  • Aceite (la cantidad necesaria)

Respecto al tipo de cebolla, puedes elegirla siguiendo tus gustos. No importa si es blanca o morada. Lo primero que deberás hacer es pelarla y cortarla en rodajas finas. Después introdúcelas durante media hora en agua fría. Mezcla la leche, la yema y la harina aparte. Cuando haya pasado el tiempo escurre la cebolla e introdúcelo en el rebozado. Fríelos y ponlos encima de una servilleta para que no queden demasiado aceitosos.

Aunque si no te apetece cocinar siempre está bien que nos hagas una visita. En Juanchi’s Burgers encontrarás los aros de cebolla solos o en nuestras hamburguesas. Además, nuestros cocineros los hacen con el punto perfecto, doraditos y crujientes. También tenemos otros acompañamientos deliciosos, echa un vistazo a la carta y déjate llevar. Solamente tendrás que sentarte y disfrutar. Nuestros camareros conseguirán que tengas una experiencia maravillosa consiguiendo que todo este tal y como tú pidas. Además, en Juanchi’s seguimos todos los protocolos de seguridad. Nuestras se desinfectan antes de que el comensal se siente en la mesa y nuestros camareros llevan siempre puesta la mascarilla para evitar la transmisión del virus. Aunque si no te apetece desplazarte puedes pedir cómodamente a domicilio y hacer planes en casa.